El autor: Francisco Polo

Me apasiona cambiar el mundo. Cuando era pequeño plantaba árboles, buscaba la manera de reducir el malgasto de agua en casa e incluso llegué a fabricar mi propio papel reciclado. A los 16, me uní como voluntario a Cruz Roja y trabajé en los ámbitos de lo social y de lucha por el desarrollo. Y cuando entré en la Universidad, un grupo de estudiantes fundamos el que fue el primer grupo de Amnistía Internacional en una Universidad en España. A la edad de 20 años me convertí en coordinador de ese grupo y nos dedicamos a machacar a unos cuantos dictadores que todavía quedaban por el mundo.

A principios de septiembre de 2007 escribí un artículo en mi blog en el que denunciaba que en España se fabricaban bombas de racimo, unas armas prohibidas por el Derecho Internacional Humanitario, y que yo me ponía en pie de guerra contra ellas. Resultó que esas decenas de lectores que siempre estaban callados y leyendo, decidieron secundarme y montamos la campaña DiNoalasBombasdeRacimo.com que, con el uso de los blogs y el apoyo de unos miles de personas, consiguió que el Gobierno se comprometiera por Ley a dejar de fabricar estas armas. La lección: con un poco de iniciativa y unos cuantos amigos puedes cambiar el mundo.

Meses más tarde me ofrecieron la oportunidad de trabajar viendo de cerca la política y dije que sí. Me pasé dos años y medio trabajando como asesor en un partido político en que no solamente pude trabajar para provocar avances en el terreno del desarrollo y los derechos humanos sino que un día me propusieron que fuera el responsable de la campaña nacional del partido para el Parlamento Europeo en Internet. La experiencia fue fantástica e inmediatamente pasé a trabajar en la estrategia online de todo el partido. En esos años, gracias a ver la política tan de cerca, pude conocer sus dinámicas y funcionamiento interno; elemento clave para saber como influir en ella desde el exterior.

Sin embargo, como en todo partido, mi capacidad para cambiar las cosas estaba muy limitada. Y volvió a mi mente una idea que hacía tiempo que consideraba necesaria: como hacer posible que cualquier persona, en cualquier lugar, con indepedencia de sus conocimientos sobre estrategia online o activisimo, pudiera crear una campaña como la de las Bombas de Racimo. Me pasé meses trabajando en esa idea y el 20 de septiembre de 2010 lancé Actuable, una plataforma de activismo online para que personas y organizaciones pudieran sumar fuerzas para luchar contra las injusticias. El éxito de este emprendimiento social fue rotundo: en poco más de un año más de un millón de personas se habían registrado en la plataforma, miles habían iniciado campañas y se lograron decenas y decenas victorias contra injusticias concretas.

Al cabo de un año, Actuable anunció que su uniría a Change.org, la plataforma de mayor crecimiento del mundo para, juntas, crear la mayor plataforma de activismo online del mundo.

Sigo trabajando ahí y mi día a día consiste en ayudar a decenas de personas a crear las mejores campañas posibles, hacerlas crecer y provocar cambios reales.

Publicado bajo Dominio Público 2014 EL LIBRO DEL ACTIVISMO · RSS Feed · Acceder